La libertad, ese concepto y derecho perdido en los perros

A muchas y muchos que leáis el artículo, para comenzar os chocará el título del artículo y seguidamente el contenido del mismo; pero posiblemente al final de la lectura, lleguemos a las mismas conclusiones, quizás similares o quizás totalmente opuestas, pero si os hace reflexionar y cuestionaros qué libertad tienen vuestros perros, este artículo habrá cumplido su objetivo.

Los perros llevan entre 33.000 y 36.000 años con los seres humano, desde que se conoce que empezó el proceso de domesticación, Aunque, bien es cierto, que hay científicos y autores que comentan que incluso más tiempo. Pero sobre el origen del perro hablaremos en otro momento.

En este artículo hablaremos sobre los perros actuales y su libertad. Comencemos…

La libertad, ese concepto y derecho perdido en los perros

 

¿Tienen libertad los perros? En mi opinión si nos paramos a pensar un poco, no toda la que necesitan, ni toda la que merecen por ser lo que son, perros. Los perros hoy en día viven, en pisos, casas etc. (perfectamente), porque tienen una buena capacidad de adaptación, pero esta adaptación tiene límites, límites que sobre pasan y afectan a su salud mental y sus comportamientos, cuando entre otras cuestiones, no les garantizamos su libertad, su libertad como especie, como perros.

Tal y como vive y convive la inmensa mayoría de la especie canina, con nosotros, vive desde una cierta restricción de libertad, inducida en gran parte por nuestras inseguridades, nuestras creencias en referencia a la educación canina más arcaica, a lo que vemos en ciertos programas de televisión sobre educación canina; pero no desde la confianza y el respeto, los cuales deberían ser los pilares fundamentales en cualquier relación, incluida, la que desarrollamos con nuestros perros.

La confianza y la libertad, son dos conceptos que a veces van unidos de la mano y en la relación con nuestros perros, son conceptos hermanos. Podríamos decir, que sin confianza no hay libertad y sin libertad no hay confianza.

El lado opuesto a la libertad es el excesivo control. Otro concepto muy importante en este artículo y por supuesto en nuestra relación con los perros. ¿Ejercemos un excesivo control sobre nuestros perros? Definitivamente sí. Controlamos donde vive, donde duerme, qué come y cuando lo come, qué collar o arnés lleva, qué correa utilizamos para pasearlo, qué juguetes tiene a su disponibilidad, cuánto tiempo y cuantas veces sale de paseo, cuántas veces lo llevamos a la montaña, si se le esteriliza o se les castra, etc. realmente controlamos todo lo referente a la vida de nuestro perro, en todos los ámbitos; tanto que a veces ese control, acaba convirtiéndose en un excesivo control, el cual ejerce una limitación excesiva privando al perro de muchas de sus necesidades, debido a coartar su libertad y su capacidad de decisión, derivando así en problemas de comportamiento. Los humanos acostumbramos a subestimar las capacidades de decisión, de criterio y de gestión frente a las situaciones que tienen los perros.

Los perros como animales sociales (igual que nosotros), han desarrollado unas capacidades para resolver conflictos de la vida diaria, que al restringirle su capacidad de decisión limitamos sus capacidades, seguramente debido a que nos pensamos que sin nosotros no son capaces de hacer nada. Pues bien, estamos totalmente equivocados. Los perros son capaces de gestionar muchas cosas, que nosotros, los humanos, damos por sentados que no pueden hacer.

En cuanto a la libertad en la vida diaria de nuestros perros, pensemos por un instante, cuántos perros veis por la calle o por el parque, los cuales no tienen ningún tipo de contacto con otros perros, los cuales no pueden oler aquello para lo que su propia evolución les ha llevado a desarrollar ese sentido tan privilegiado, admirado y utilizado por los humanos, como es el olfato del perro y son castigados por ello; los cuales no pueden subirse al sofá de casa “porque eso es por dominancia” etc.

Les privamos de su libertad de oler aquello que como especie para ellos es necesario, oler los pipis de otros perros (entre otras cosas), para ellos es una necesidad social que debe ser satisfecha, como para nosotros lo es hablar con otros humanos. Les privamos de su relación con otros perros (muchas veces sin que tengan dificultades en sus relaciones con otros perros, sino, por una errónea interpretación humana), llevándolos constantemente atados, corrigiéndoles con tirones de correa cuando se ponen “tozudos” en querer acercarse a otro perro, negándoles esa interacción con otros perros y reaccionando de forma reactiva (ladrando…), justamente por eso, por su falta de relaciones sociales. Las propias leyes de las ordenanzas municipales, prohíben el derecho de libertad de los perros al no poder dejar a los perros sueltos, con lo que les privamos de sus relaciones sociales de libre interacción, desde una perspectiva legal, provocando el miedo a ser multados en sus propietarios. Les privamos de su descanso y contacto social con el resto de la familia (humanos con los que convive), no dejándoles dormir y descansar en el sofá con nosotros, cuando para ellos es imprescindible, compartir esos ratitos de contacto social, como especie social y gregaria que es, al igual que nosotros.

Quizás con estos ejemplos, podamos llegar a cuestionarnos la proyección antropomórfica que realizamos sobre nuestros perros, llegando a privarles de su libertad, como especie, como cánidos sociales, como perros…

Los perros necesitan, que nosotros los humanos confiemos más en ellos, ya que a través de nuestra confianza podrán adquirir una mayor libertad y por lo tanto una mayor capacidad de autogestión y nosotros al mismo tiempo una mayor tranquilidad y seguridad, ya que confiaremos en nuestro perro cuando por ejemplo lo dejamos suelto y quiera relacionarse con otros perros. Ellos al mismo tiempo irán mejorando sus habilidades sociales y sus aprendizajes (con sus correspondientes errores) a través de la confianza y libertad que le vayamos dando.

Dejémosles ser más perros, que al fin y al cabo son lo que son y al mismo tiempo intentemos ver por qué hacen las cosas desde un punto de vista más canino, en definitiva más empático, para así poder comprenderlos mejor. Tendemos a una sobre protección desmesurada, sin tener en cuenta las necesidades de nuestros perros.

Dejémosles ser más perros…

 

Toni Martínez

Todos los derechos reservados.

 

El bozal… ¿de tela o de cesta?

La respuesta es el de cesta. A continuación veremos el por qué.

El bozal, puede llegar a ser es un elemento tan importante como la correa, el arnés o el collar o las bolsas para recoger los excrementos, por qué aunque nuestro perro no esté mal catalogado como PPP (Perro Potencialmente Peligroso) y pensemos que no tiene que llevar el bozal, realmente nunca sabemos cuándo lo vamos a necesitar, ya que por poner un ejemplo, en Barcelona para ir en transporte público (tren, metro), es obligatorio llevarlo con el bozal, por normativa y con bozal de cesta.

El bozal debe de ser adecuado en tamaño y forma al morro y al tamaño del perro, ya que por ejemplo para perros braquicéfalos (de morro chato), podemos tener dificultades a la hora de escoger el bozal y por lo tanto deberemos de analizar bien qué tipo de bozal es el que mejor a sus características, teniendo siempre en cuenta el bienestar animal.

Los diferentes tipos de bozal:

El bozal de cesta: es en mi opinión, el que mejor va a permitir que el perro se sienta más cómodo, pueda respirar mejor, pueda abrir la boca con el bozal puesto, pueda beber agua, podemos premiarlo introduciendo el premio a través de las rejillas y un aspecto muy importante, es que permite al perro que pueda jadear. Con lo cual, le permitirá refrigerarse mejor y regular su temperatura, ya que los perros no sudan y por lo tanto es fundamental que puedan jadear de forma cómoda y más en épocas de calor como el verano.

Por tanto, el perro tendrá menos estrés y le facilitaremos que esté más relajado, cuando tenga que llevar el bozal.

Dentro de la categoría de los bozales de cesta, podemos diferenciar entre dos modelos. El Baskerville y el de cesta tradicional.

Sin duda el Baskerville, es el mejor bozal que podemos poner a nuestro perro, por que le permite realizar todas las acciones mencionadas con anterioridad, sin perder la seguridad de llevar el bozal, ni incumplir la normativa, por mucho que no nos guste. Además, tiene un enganche extra que va del morro a la cabeza, como medida de seguridad para que el perro no se lo pueda sacar.

 

bozal baskerville

Bozal de cesta Baskerville

El bozal de cesta tradicional, es un bozal que está bien, ya que permite al perro respirar mejor y no sentirse tan presionado, pero no es tan completo como el Baskerville, ya que tendrá dificultades para abrir bien la boca, beber agua ( si es que puede) etc. y no dispone del enganche extra de seguridad, con lo cual hay perros que logran quitárselo; dicho sea de paso, porque no han tenido una buena habituación al mismo.

bozal de cesta

Bozal de cesta tradicional.

 

 

El bozal de tela: para mí el bozal de tela por mucho que esté homologado, no cumple los requisitos mínimos para que el perro pueda estar y sentirse cómodo, ya que el perro no podrá abrir la boca, le dará más calor en esa zona, no podrá beber agua, no podrá jadear, es decir, tendrá una sensación de opresión constante, puesto que no le permite realizar acciones tan sencillas y básicas como beber agua, respirar mejor etc. con lo cual, le producirá más estrés y más aún si no ha tenido una buena habituación al mismo.

bozal de tela

Bozal de tela.

 

Para terminar comentar, que no debemos poner el bozal a nuestro perro y sacarlo a la calle, sin haberlo habituado de forma positiva previamente, ya que si no, asociará el bozal a lago negativo y será todo un martirio para nuestro perro, justamente todo lo contrario que queremos que sea. Hablaré sobre la habituación al bozal en un próximo artículo.

Espero y deseo que os haya servido de orientación, para que vosotros, podáis escoger la mejor opción para vuestro perro, siempre teniendo en cuenta el bienestar animal.

 

Toni Martínez

Todos los derechos reservados.

 

 

 

Por qué y cómo los gatos necesitan cuidarse las uñas.

Los gatos a lo largo de su evolución como especie y concretamente como felinos, han desarrollado unas uñas retráctiles, con la capacidad de extraerlas y contraerlas cuando las necesitan, bien sea para atrapar a sus presas o para subirse algún árbol o defenderse de otro depredador etc. Por lo tanto, las uñas tienen una función primordial para el gato, ya que si no, su propia evolución no le hubiese llevado a desarrollarlas. Por lo tanto hemos de comprender que si las tienen es por algún motivo.

efectos-desungular-gato

Hace unos años en España, se permitía la desangulación de las uñas de los gatos, es decir, quitarle las uñas  mediante una intervención quirúrgica. Cabe destacar que afortunadamente esta mala praxis ya no está permitida, en cuanto menos en la mayoría de comunidades autónomas de España, como por ejemplo en Catalunya.

Como bien os podréis imaginar, se realizaba tal mala praxis, por qué cuando la gente llevaba un gato a casa y al tiempo descubría que arañaba el sofá, sillas, etc. como es lógico los propietarios experimentaban diversas emociones (enfado, rabia, desesperación, frustración etc.) se enfadaban con el gato, todo ello producido por el desconocimiento sobre el comportamiento del gato y al mismo tiempo por una carencia de empatía, ya que ¿quién sería capaz de amputarse las uñas?. Desafortunadamente, todas estas emociones negativas, en muchos casos como consecuencia, conllevaban a practicar la desangulación de las uñas y una relación negativa con el gato y a un deterioro del vínculo.

Afortunadamente esta mala praxis ha pasado a mejor vida. Actualmente, sabemos más sobre el comportamiento de los gatos, sus necesidades y como poder satisfacerlas sin que nuestra buena convivencia se vea afectada.

Cabe destacar que el gato no se afila las uñas y rompe el sofá, la alfombra etc. por una cuestión de venganza hacía los miembros humanos de la familia, sino, por una necesidad felina de cuidar una parte de su cuerpo que puede necesitar llegado el momento.

La uñas del gato tienen forma de media luna, y sus puntas están muy afiladas para poder trepar y agarrar a sus presas con la máxima eficacia.

uñas gato)

Forma de las uñas del gato.

Crecen a través de diversas capas, que con el tiempo van eliminando para dejar una uña nueva. Esta es una de las razones por las que necesita cuidarse sus uñas, pero no es la única.

Motivos por los que necesitan cuidarse las uñas:

 

  • Cortarse las uñas: Debido a que tienen las uñas retractiles, necesitan rascar para así cortarlas y limarlas, manteniéndolas afiladas y con el tamaño adecuado para poder usarlas.
  • Estirar sus músculos y relajarse:Debido a la propia morfología del gato, necesita realizar estiramientos de sus músculos, para tener su cuerpo en forma y unos de los momentos más habituales para realizar dichos estiramientos y así relajarse es al acabar de un sueño profundo. Por eso muchas veces veremos a nuestro gato al acabar de despertar ir hacía el rascador u otra superficie donde quiera cuidarse las uñas y de paso realizar algunos estiramientos.
  • Marcaje social:Más conocido como marcaje territorial. Es una  de las necesidades más importantes para los gatos. Es una cuestión de transmitir información a otros gatos de la zona, con lo cual tiene un fin comunicativo, de comunicar quién se encuentra en esa zona, a través de las feromonas que deja en el lugar mediante las glándulas que tienen en sus almohadillas, de esta forma realizan la marca visual, la marca de feromonas y el cuidado de las uñas.

 

¿Qué podemos hacer para canalizar el cuidado de sus uñas?

Para empezar debemos proporcionarle alternativas que le sean atractivas para poder cuidarse las uñas sin tener que utilizar el sofá, sillas etc. y al mismo tiempo que podemos prevenir utilizando nuestra creatividad, para proteger el sofá, sillas etc. cubriéndolo con algo, para impedir que el gato se cuide las uñas en ese espacio y así prefiera las alternativas que le proponemos.

Diferentes alternativas:

  • Rascador: Ya que en un piso no podemos tener árboles, para que pueda cuidar sus uñas, que sería lo más natural para el gato, debemos de proporcionarle una alternativa lo más parecida posible. Los rascadores que venden en muchos centros comerciales de animales, pueden ir muy bien, también cajas de cartón (es algo que les encanta).
  • evitando-que-el-gato-arane-los-muebles_pofm7

En esta foto podemos ver un ejemplo de rascador.

Un aspecto que nos ayudará a tener éxito a la hora de escoger el rascador más adecuado es el observar e identificar en que espacio tiene preferencia nuestro gato para cuidarse las uñas, es decir, debemos identificar si prefiere el sofá, las sillas, la pared, la alfombra, un cojín etc. estos datos nos servirán para valorar mejor que tipo de rascador se adapta mejor a las preferencias de nuestro gato.

Cabe recalcar, que para satisfacer mejor las necesidades de nuestro gato, sería muy conveniente, el poder disponer de varios rascadores y así pudiese tener la capacidad de elegir cual quiere utilizar y en que momento, de la misma manera que lo haría en el jardín o en el bosque.

rascador-gato-300x288       Rascadores-para-gatos-son-necesarios-ejemplos

Aquí podemos ver, diferentes tipos de rascadores que podemos proporcionar a nuestro gato, como diferentes alternativas:

  • Cajade cartón: Hay gatos que prefieren una caja de cartón a un rascador o al revés o ambas cosas. Personalmente, creo que es mucho más enriquecedor para la salud mental del gato el poder disponer de cuantas más opciones mejor. Personalmente optaría por la opción de disponer de ambas alternativas, para que él pudiese elegir.

Las preferencias del gato las podremos observar de seguida, ya que veremos que hay gatos que prefieren cuidarse las uñas de pie sobre sus patas traseras, en este caso quizás su preferencia sean los rascadores y gatos en los que prefieren los cojines alfombras etc. quizás prefieran una caja de cartón. Pero como cada gato es un mundo, es preferible disponer de varias alternativas.

  • Poner los rascadores y cajas en el sitio que quiera el gato, no nosotros:Este punto es muy importante y a veces nos empeñamos, en que tienen que hacerlo donde nosotros queremos. Por eso es importante que disponga de alternativas. Es decir si el gato prefiere cuidarse las uñas en el comedor, no le pongamos el rascador en el patio obligatoriamente, ya entonces no tendrá ningún efecto y nuestra frustración irá en aumento. Por eso es importante que nos pongamos en el lugar del gato e intentemos comprenderlo y así tendremos éxito con las alternativas que le propongamos.

 

  • Árbol: en el caso que tuviésemos jardín con árboles o un patio con algún árbol, sería perfecto que también pudiese disponer de esta alternativa.

marcaje social gato

¿Cómo hacer para que utilice el rascador y no el sofá…?

Para modificar la conducta de utilizar el sofá u otro elemento para cuidarse sus uñas, lo primero que deberemos de hacer es evitar todo castigo (verbal o físico), esto tan solo podría derivar a otro tipo de problemas de comportamiento.

Colocaremos el rascador justo al lado del sofá y como medida de precaución, taparemos la zona que estaba utilizando del sofá, bien cubriéndola con algo, como podría ser papel de aluminio, algún objeto etc.  Con esta acción buscamos que se fije en el rascador y acabe olvidando la opción del sofá, para ello nos ayudará ofrecerle al gato diversas alternativas.

Cuando veamos que utiliza el rascador, reforzaremos esa conducta con algún trozo de comida, caricias, tono de voz agradable. A medida que lo vaya utilizando irá consolidando el hábito de utilizar el rascador.

 

Toni Martínez

Todos los derechos reservados.

 

El origen del gato doméstico

 

 

 

El origen del gato doméstico que conocemos hoy en día y que afortunadamente, cada vez está más presente en los hogares de nuestro país y del resto del mundo, proviene del Gato Salvaje Norte Africano (Felis Silvestris Lybica), afortunadamente aún vivo.

 

Felis Silvestris Lybica  african-wildcat  

 

g-europeo.html-7Felis Silvestris Catus o Gato Común Europeo, el gato doméstico    

                                                                                                                                                                    

Como podemos ver en las fotos, el Felis Silvestris Lybica, es muy parecido en tamaño, forma y color a nuestro querido gato doméstico.

Según los estudios realizados y los restos arqueológicos encontrados, indican que el gato lleva aproximadamente unos 10.000 años con los seres humanos, es decir desde el Neolítico. Estos restos fueron encontrados en excavaciones en Chipre, y son los más antiguos que se han descubierto hasta la fecha, ya que datan de aproximadamente unos 10.000 años de antigüedad.

Estos restos coinciden justo cuando aparecieron los primeros asentamientos humanos, que dio paso a una estabilidad en la agricultura de producción estacional, y esto produjo un hábitat de recursos concentrados, no solo para el humano sino para otros animales como los pequeños roedores, insectos, pájaros, (pero en especial los roedores); que empezaron a comerse los granos de las cosechas que los seres humanos cultivaban en aquella época.

Es justo en este nicho ecológico donde aparece e interviene nuestro amado, venerado, odiado (dependiendo de la época) y desconocido amigo el gato.

Un nicho, el cual, al gato le venía muy bien, ya que significaba la abundancia de presas, en un mismo lugar sin la necesidad de estar recorriendo grandes distancias para satisfacer sus necesidades alimenticias y probablemente de otras características como reproductivas, afectivas etc. Pero que al humano le vino, cuanto menos igual de bien que al gato, ya que tenía un animal que protegía sus cosechas de la hambruna de los pequeños roedores y a la vez reducía también las poblaciones de estos y las enfermedades que transmitían; teniendo así a la vez, más grano para pasar las estaciones duras del año.

El gato (Felis Silvestris Lybica), muy probablemente, atraído por los roedores que asaltaban los almacenes de los humanos, empezó a sentirse a traído por estos lugares y poco a poco fue acostumbrándose a la presencia de los humanos (y viceversa) y de otros miembros de su especie , (no olvidemos que es un felino y como tal es muy territorial, y como la mayoría de los felinos, -excepto el León y algún otro-, solo tienen encuentros entre miembros de sus misma especie para reproducirse). De modo, que de forma progresiva, se fueron tolerando y en cierta manera estableciendo una cierta vinculación entre humanos y gatos.

El gato Salvaje Norte Africano, tuvo que adaptarse a las circunstancias, y empezó a cambiar ciertos patrones de conducta social, (tanto hacía humanos, como hacía sus propios congéneres) que hasta la fecha consistían en una gran territorialidad, pero que probablemente, por el hecho de haber una gran abundancia de alimentos, empezó a desarrollar una cierta tolerancia hacía miembros de su misma especie, hasta el punto de evolucionar en su sistema comunicativo, social (dando fruto a las colonias que conocemos hoy en día), etc. e incluso reproductivo, ya que se han realizado algunos estudios en los que hembras de la misma colonia asistían como ‘’comadronas’’ en el parto de alguna otra hembra, compañera de colonia.

El gato estuvo cada vez más presente en los graneros y como consecuencia en la vida de los humanos, hasta ir evolucionando de forma distinta la relación entre humanos y gatos a lo largo de la historia.

Los gatos en la actualidad siguen conservando esas cualidades salvajes felinas, que tanto nos atraen a los humanos y a la vez esa seducción silenciosa que ha ido calando y desarrollándose a lo largo de la historia.

He aquí el inicio de una larga y a la vez compleja amistad desde el Neolítico hasta la actualidad, para descubrir un poco mejor a: El Gato el Gran Olvidado.

 

 

Toni Martínez

Todos los derechos reservados

Educanfel: Educación Canina y Felina     

Educación canina en positivo

Los perros hacen cosas de perros y a veces estas cosas (conductas) a lo humanos no nos gustan y nos producen frustración, rabia, enfado etc. del no saber qué hacer, ni como, y consecuencia de la desesperación que padecen algunos propietarios derivados de los comportamientos de los perros, estos acaban aplicando algún tipo de castigo al perro.

El castigo es contraproducente, por qué, en la mayoría de los casos, no mejora los problemas de comportamiento, si no que los agrava y además puede crear otros. El castigo, es como la pared de una presa de agua, en la que por más agujeros que tapes con los dedos, siempre sale uno nuevo.

En este artículo haré hincapié en lo que se conoce, como educación canina en positivo, aunque personalmente no use mucho ese término, porque entiendo que la educación debe de ser siempre respetuosa, ética, moral, es decir, sin métodos punitivos, no la concibo de otra manera, sino, estaríamos hablando de otra cosa, pero a buen seguro, no de educación.

Se denomina educación canina en positivo, a la educación canina que no emplea metodología que implique maltrato, castigos y presión al perro, para modificar o cambiar un comportamiento que no nos gusta o nos dificulta la convivencia.

La educación canina en positivo, busca el solucionar los problemas de comportamiento de los perros, de una forma ética, empática, científica y empírica, respetando en todo momento al perro, pero al mismo tiempo dándole a entender que es lo que queremos de él, para así mejorar los problemas de comportamiento que tenga.

Cuando digo que está basada en la ciencia y de forma empírica, me refiero a que está basada en el estudio del comportamiento de los perros, sobre todo de los últimos 10-15 años. Los cuales han demostrado que la metodología basada en el castigo (castigos físicos, collares de ahogo, collares de pinchos, collares eléctricos, collares de citronella,  tirones de la correa a modo de correción, gritos…), empobrece y empeora el vínculo con el perro, genera unos niveles de estrés muy altos, deteriora la confianza del perro en nosotros y disminuye las capacidades cognitivas (de aprendizaje), fruto del estrés, dolor y ansiedad que generan. Por eso, el castigo, puede llegar a ser tan contraproducente.

La educación canina en positivo conlleva a la utilización de refuerzos positivos, como podrían ser (premios, el juego, caricias, hablarle al perro en un tono amable…) de esta manera enseñamos al perro los comportamientos que van a mejorar nuestra convivencia y al mismo tiempo mejora y refuerza nuestro vínculo.

Según las leyes del aprendizaje animal, una conducta reforzada positivamente tiende a repetirse y una conducta no reforzada tiende a extinguirse. Trabajando de esta manera, evitaremos los efectos negativos del adiestramiento tradicional; no utilizamos castigos físicos, collares de ahogo, collares de pinchos, collares eléctricos, collares de citronella, ni correcciones con la correa, gritos, ni cualquier método aversivo para el perro.

Una educación basada en la presión, sometimiento y castigo, es muy dañina e imprevisible, porque no asegura, ni los aprendizajes, ni los cambios de la conducta, ni un buen vínculo con nuestro perro.

Una educación con unos buenos principios éticos, empatía, comprensión y respeto, favorecerá y fomentará los cambios de las conductas y comportamientos, consolidando así estos y como consecuencia, mejorará nuestra relación con el perro y al mismo tiempo nuestra relación.

Toni Martínez

Todos los derechos reservados.

 

La importancia del descanso

El descanso es importante en cualquier ser vivo, para recuperarse del desgaste físico y mental, que supone en sí misma la supervivencia (cazar, cuidar de las crías, interacción social, juego, vigilancia del entorno etc.)

Igual de importante es el descanso para nuestros perros y gatos, (aunque ya no tengan que cazar, debido al proceso de domesticación), que lo es para nosotros. Sin descanso nuestra vida y la de nuestros perros y gatos (mamíferos todos), duraría días, sería imposible que los cerebros y cuerpos aguantasen, ya que necesitamos del descanso y del sueño, para poder recuperar energías, metabolizar ciertos alimentos y consolidar los aprendizajes.

Probablemente, algunos de vosotros, habréis leído o escuchado hablar frases como por ejemplo, “que vida de perros” o “que perro que es” a personas que duermen mucho, o descansan durante mucho rato. Dependiendo del contexto en que se realice dichas frases, va relacionado con el descanso y el sueño de los perros. Los perros duermen y descansan muchas horas y algunas más los gatos.

En el caso de los perros su descanso oscila en una media de unas 12-16 horas de sueño. Y en el caso de los gatos en una media de unas 16-20 horas. En el descanso, tan importante son las horas descansadas, como la calidad de las mismas.

Para favorecer la calidad del descanso y del sueño, debemos de proporcionar un lugar amplio y cómodo, para que nuestro perro o gato, pueda descansar y conciliar el sueño de una manera cómoda, segura y placentera, de manera que pueda estirarse en horizontal, con toda amplitud y comodidad. Si esto no lo favorecemos, el descanso y sus periodos de sueño, no serán de calidad, y podrían llegar a tener problemas de comportamiento, debido a un pobre descanso.

Los perros y más los gatos suelen elegir sitios altos, amplios y mullidos para descansar y dormir, como las camas, sofás etc. Si no queremos que nuestro perro se suba al sofá o a la cama, deberíamos de proporcionarle una alternativa muy similar a dichos espacios, para que el perro pueda disponer de un espacio de calidad para poder descansar y dormir. A los perros en concreto les gusta dormir acompañados, debido a que son un mamífero social y como tales, prefieren dormir acompañados, por algún miembro de la familia que no hacerlo solos. Los perros son, durmientes sociales.

Un aspecto muy importante y que muchas veces se suele ignorar, es que, no debemos molestar a nuestro perro o gato, cuando está descansando o durmiendo (¿a quién le gusta que le molesten cuando está durmiendo o descansado?). Hay que ser conscientes de la importancia de dejarlos tranquilos, sin que nadie los moleste, especialmente los niños, ya que estos son verdaderos especialistas en querer interactuar con el perro o el gato, cuando estos menos quieren y necesitan.

En el caso de los perros de trabajo o de perros que realizan algún tipo de deporte canino (Agility, Canicros, etc.), o realizan excursiones a la montaña etc.se debería de contemplar y favorecer con especial atención el tiempo y espacio de descanso, ya que así, estaremos cuidando su salud física y también mental.

Cuidando y fomentando el descanso y el sueño de calidad, estaremos favoreciendo una parte muy importante de las necesidades y vida de nuestro perro o gato. Así que debemos tomarnos el descanso como algo primordial i nunca mejor dicho…vital.

 

Toni Martínez

Todos los derechos reservadosLuna

El termino educación en la educación canina

     
Cuando hablamos de educación canina, hablamos de una educación basada en el respeto hacia el perro, con unos principios éticos muy definidos sustentados por unos “cimientos” (conocimientos), que el estudio del comportamiento de los perros de los últimos 10-15 años, nos ha aportado, pero no solo sobre los conocimientos, si no que el propio proceso evolutivo de las sociedades van exigiendo, ya que la propia sociedad, exige cada vez más, la creación de leyes que sancionen el maltrato animal y protejan su bienestar.

Los conocimientos, nos demuestran que una educación basada en métodos punitivos, abersivos, -es decir en el castigo-, en la mayoría de los casos conlleva a un agravamiento del problema y en ocasiones da pié a que surjan otros problemas de comportamiento.

La palabra educar viene del latín educere y significa sacar”, “extraer”  de dentro.  Así mismo, cuando hablamos de educación canina, hablamos de sacar lo mejor de nuestro perro, para que los aprendizajes puedan ser  sólidos y consistentes, pero sobre todo que aporte al perro y al propietario una mejora en su calidad de vida, en su bienestar, en su relación y en su convivencia.

Educar (sacar de dentro), conlleva a un proceso de acompañamiento, de guiar para que el educando o aprendiz –en este caso el perro, pero también el propietario- saque sus propias habilidades y recursos personales y al mismo tiempo sus conclusiones y reflexione sobre sus comportamientos y pueda tomar una decisión en base a la elaboración de esas experiencias, haciéndolo así más conscientes de sus posibilidades y de cuál es el camino que mejores resultados le va a portar.

Con los perros sucede lo mismo, debemos de acompañarlos en el proceso educativo para que sean capaces de “sacar de dentro” y aprender de una forma más autónoma y positiva aquellos comportamientos que van a mejorar nuestra convivencia.

Educar a nuestro perro, le ayudará a entender que es lo que esperamos nosotros de él, pero sobre todo ayudará a los propietarios a comprender que es lo que le pasa a su perro y al mismo tiempo a empatizar con los comportamientos que les molestan o dificultan la buena convivencia, y sobre todo a tener muy en cuenta, que si un perro  realiza un comportamiento o conducta que no nos gusta, siempre  es por algún motivo.

Con lo cual, la educación ayudará a mejorar nuestra comunicación con él y por ende nuestra relación. Los perros son extremadamente sociales, es una característica que tenemos en común y debemos aprovecharla.

Muchos de los problemas de comportamiento, tienen una base de falta de entendimiento, de comprensión, de comunicación. La comunicación es clave para entendernos entre humanos y entre humanos y perros.

Convivir con un perro o un gato es fácil, tan solo debemos tomarnos un poco de tiempo para comprenderlos mejor.

La educación canina, ayuda al perro a entender que es lo que queremos de él y así fortalecer al perro en aquellas conductas que queremos, cambiar o mejorar y dota de soporte, asesoramiento y acompañamiento al propietario por parte del educador canino, para habilitarlo con estrategias, recursos, ciertos conocimientos y habilidades personales para mejorar así su comunicación y relación con el perro.

Educar para cambiar comportamientos de nuestro perro, requiere de compromiso por parte del propietario y al mismo tiempo de ser consciente de que tanto él como su perro, necesitan ayuda para poder cambiar, solo si el propietario cambia, el perro podrá cambiar, -ver artículo “El perro y el gato vistos desde un punto de vista sistémico”-.

La educación canina no solo consiste en contratar los servicios de un educador cuando ya tenemos los problemas de comportamiento, si no, que la educación canina, tiene una vital importancia en su carácter preventivo, cuando tenemos un cachorro en casa o cuando adoptamos un perro de de una protectora etc. Es un aspecto que muchos propietarios obvian y que sin duda les ahorraría algunos quebraderos de cabeza y a su perro el pasar por estados emocionales nada positivos que afectan a su salud mental y física.

La clave está en educar, para poder cambiar aquello que no estamos haciendo bien, o bien, que desconocemos como hacer y así mejorar.

En definitiva en educar para convivir.
Toni Martínez

Todos los derechos reservados.

¿Collar o arnés?

En el presente artículo, hablaré sobre qué es lo mejor para nuestro perro durante el paseo, si el collar o el arnés.
 
*Durante todo el artículo cuando mencione collar, me referiré al collar normal, es decir, no a collares que producen dolor por diversos mecanismos como son el de ahogo, el de pinchos o castigo, el eléctrico o el de citronella. De estos collares ya hablé en un artículo anterior Los mal llamados collares educativos  http://www.educanfel.com/los-mal-llamados-collares-educativos/

La respuesta rápida a la pregunta que conlleva el título del artículo es…sin duda el arnés. ¿Por qué el arnés? El arnés proporciona seguridad y comodidad al perro.

Linda arnés Haqihana

Hemos de pensar que el cuello del perro es una de sus partes más sensibles y tiene mucha importancia en la comunicación y regulación química del perro, porque es donde se encuentra la tiroides. Si como consecuencia de un mal uso del collar (tirones por nuestra parte) podemos dañar la tiroides del perro y como consecuencia el perro puede tener a parte de los problemas orgánicos, problemas de comportamiento, producidos por el daño ocasionado en la tiroides. Y ya no digamos con el uso de los mal llamados collares educativos.
 
Como veremos en la siguiente tabla a parte de dañar la tiroides, con un mal uso del collar podemos causar lesiones, en la tráquea, laringe, faringe, esófago, cuerdas vocales, médula espinal, oculares etc.
 
Tabla de las zonas que daña el collar y los daños o lesiones que puede ocasionar.
Zonas que puede dañar el collar
Descripción de los daños o lesiones
Piel: realiza una función protectora a estímulos externos, protegiendo así al organismo. Está cubierta de pelo. El pelo actúa también como protector de los rayos del sol, fricciones, del frio etc. La piel del perro al igual que la de los humanos, realiza esta función protectora.
Puede provocar hematomas, heridas, irritación, pérdida d pelo, rozaduras, quemaduras y dolor.
Nervios simpático y parasimpático: dichos nervios forman parte del sistema nervioso autónomo, el cual es el encargado de gestionar todas las funciones autónomas del organismo (bombear el corazón, respirar, digestión y función de los órganos).
Los impactos sobre el cuello causados por los tirones, pueden dañar de forma directa o indirecta estos nervios mediante la inflamación y/o presión de los tejidos que los envuelven.
Timo: órgano del sistema inmunitario compuesto de células T, las cuales son un tipo de glóbulos blancos que desarrollan una función muy importante en el sistema inmune del perro. Este órgano, es bastante grande en cachorros y adolescentes, pero una vez superada la adolescencia reduce de tamaño. Con lo cual puede ser dañado en la etapa de cachorro y adolescente.
Una lesión puede conllevar a una reducción de los linfocitos T y afectar así al desarrollo del cachorro.
Arterias y venas: circulación del corriente sanguíneo al cerebro y al resto del cuerpo.
La presión que ejerce el collar sobre las venas, ejerce un aumento de presión en las venas y esta una presión en la zona ocular. Esta presión en las venas puede llegar a producir un Glaucoma.
Músculos: Los músculos del cuello del perro están en constante trabajo para permitir el movimiento de la cabeza, al mismo tiempo que trabajan contra la fuerza de la gravedad. En los desplazamientos los músculos del cuello del perro sostienen la cabeza con el fin de mantener la línea de visión y los órganos de equilibrio en el oído interno nivelados.
Puede producir contusiones, contracturas, dolor, daño a los músculos del cuello que repercuten en el movimiento de todo el cuerpo.
Nervios: Nervios periféricos que salen de la médula espinal entre las vertebras. La función de estos nervios es la de transmitir la información de las neuronas a través de los impulsos nerviosos hasta la neurona motora (la encargada de mover los músculos y transmitir información) la neurona motora transmitirá la información que viene del exterior del animal al cerebro.
Osteoartritis, los discos herniados pinzan los nervios que pasan a través de las vertebras  con el consecuente dolor y influencia en la comunicación neuronal.
Laringe: Situada encima de la tráquea, la cual contiene una válvula muy importante encargada de que la comida no entre en los pulmones.
Además la laringe permite el mecanismo de la fonación ya que se encuentran las cuerdas vocales, que son las encargadas de la producción de los ladridos.
Provocar dificultades en la deglución, atragantamiento, impedimento de la comunicación vocal (ladridos) y dolor.
Faringe: Es un caudal que conecta la boca con el esófago y la cavidad nasal con la laringe, por tanto se cruzan las vías digestivas y respiratorias. 
Provocar dificultades en la respiración, la deglución y dolor.
Tiroides: Es un órgano de secreción del organismo. Sus funciones son la de ayudar a regular el metabolismo, la temperatura corporal, las frecuencia cardiaca respiratoria, el desarrollo cerebral, el crecimiento celular y el control del estado anímico del perro.
Un traumatismo o daño en la tiroides a causa del collar, puede conllevar al hipotiroidismo.
Esófago: Forma parte del sistema digestivo y consiste en un tubo muscular que se encarga de transportar la comida desde la boca hasta el estómago.
Puede provocar serias dificultades al tragar, dolor etc.
Tráquea: Es el canal respiratorio que está formado por unos anillos de cartílago a medida de refuerzo.
Los anillos de cartílago pueden perder su curvatura o romperse, disminuyendo así el calibre del tubo y derivando a problemas en la respiración.
Ganglios linfáticos: las células están recubiertas por un líquido denominado linfa, el cual es captado y transportado hasta las glándulas linfáticas. Estos ganglios realizarán un filtraje antes de llegar al corazón y vuelva otra vez al corriente sanguíneo.
Inflamación de los ganglios incluso llegando a producir una rotura de los conductos transportadores, produciendo así un gran dolor y viéndose afectado el sistema inmunitario del perro.
Hueso de la lengua: Se trata de un hueso pequeño en forma de herradura donde se unen los músculos de la lengua y la parte baja de la boca. Resulta importante para los movimientos de la lengua y a la hora de tragar.
Puede conllevar dificultades en la deglución y dolor.
Vértebras y discos vertebrales: En el perro la columna cervical está compuesta por 7 vértebras. Los discos intervertebrales están formados por cartílago y fibras de colágeno.
La presión infringida por el collar supone la aplicación de una fuerza que causa movimientos no naturales, acelerando asó la degeneración, causando osteoartritis de la columna y posibles hernias discales.
Médula espinal: conjunto de nervios que provienen del cerebro y son conducidos por un tubo formado por las vertebras.
Las tensiones entre las vértebras pueden producir una estenosis o encogimiento del tubo por donde pasa la médula espinal, con el consecuente pinzamiento en la médula.
Hay una consecuencia que se produce en casi todas las lesiones o daños que hemos visto en la anterior tabla es el dolor. El dolor afecta a la conducta. Por ejemplo un perro con dolor puede estar irritado, incluso tener comportamientos agresivos que antes no tenía.


 

Como bien podemos observar en la fotografía, el cuello es una parte muy sensible y delicada del perro, con lo cual, si utilizamos collares inadecuados o un collar normal pero con un mal uso (tirones), podemos causar grabes consecuencias en la salud de nuestro perro.
Un argumento en contra del arnés, es que el perro tira más y que el arnés fue diseñado para que los perros tiraran. Es cierto que hay perros que tiran con el arnés, del mismo modo que hay perros que tiran del collar, incluso del collar de ahogo y de pinchos; pero la realidad, es que hay perros que tiran con el collar, se les cambia a un arnés y dejan de tirar. De todas formas el por qué tiran los perros cuando salen a la calle y el dolor serán dos temas que trataré en próximos artículos.
Un buen arnés es el arnés Haqihana. Este arnés en forma de Y no interfiere en el movimiento de las escápulas. El cuello del perro queda completamente libre, ya que el arnés se apoya en el tórax y el centro de la Y queda situado entre los hombros y sobre el esternón. Al mismo tiempo evita rozaduras en las axilas.

                                         

Arnés Haqihana.

Si utilizamos el arnés –especialmente un arnés en Y como el Haqihana- estaremos previniendo posibles problemas físicos, de dolor y de comportamiento en nuestro perro.
En el siguiente enlace https://www.youtube.com/watch?v=_At2GiZF4g8  podemos ver un vídeo de Turid Rugaas, en donde explica algunos aspectos mencionados con anterioridad, sobre los efectos de llevar collar o arnés y a la vez, da una explicación sobre el arnés Haqihana, sin duda, si no el mejor arnés que hay ahora mismo en el mercado, es uno de los mejores. 

Como bien podemos ver, el arnés proporciona mucha más seguridad y comodidad al perro durante los paseos, esto no quiere decir que no le podamos poner un collar normal a nuestro perro (sobre todo si practicamos algún deporte canino y necesitamos que lleve collar, para sujetarlo en un momento determinado), pero si que deberemos tener mucho cuidado con el manejo de la correa, para prevenir los posibles daños que le podemos causar, con el mal uso del collar. Pero sin duda, siempre que podamos elegir, mejor el arnés.


Toni Martínez
Todos los derechos reservados.

Porqué NO utilizar las correas extensibles o “Flexis”.

Visualmente, las correas extensibles pueden parecer muy eficaces y cómodas (sobre todo para perros pequeños), ya que puedes extenderlas unos 5 u 8 metros, dependiendo de la correa que tengas, pero realmente conllevan más inconvenientes que ventajas. No siempre la tecnología juega a nuestro favor y aún menos a favor de los perros.



A continuación detallaré los inconvenientes y posibles ventajas de las correas extensibles:
Inconvenientes
v  Debido a su propio mecanismo, sin querer, damos unos fuertes tirones al perro y esto lo que menos puede hacer, es un paseo agradable. En el momento que presionamos el botón la correa, esta, se para en seco y si el perro se estaba moviendo en ese momento se lleva un tirón brusco
v  Puede producir lesiones físicas (dislocaciones de hombro, rozaduras, quemaduras producidas por la fricción cuando la recogemos etc.) a los propietarios, sobre todo en perros medianos y grandes, debido a los fuertes tirones que a veces se producen, sobre todo si estamos despistados.
v  Puede producir lesiones físicas en nuestro perro u otros perros con los que interaccione en la calle. Puede llegar a ocasionar cortes allí donde la correa roce el cuerpo del perro a cierta velocidad. Si estas lesiones se las producimos a otro perro con nuestra correa, no cabe decir, que los gastos veterinarios correrán de nuestra parte.
v  En vez de ayudar a enseñar al perro a no tirar de la correa, realizan el efecto contrario, enseñan al perro a tirar de la correa, cuando realmente lo que queremos es el efecto contrario, es decir, que el perro no tire durante el paseo.
v  Otro inconveniente -y este afecta directamente a nuestro bolsillo-, es que se rompe con mucha facilidad, ya sabemos, por eso de la obsolescencia programada.  
v  Es poco práctica por el hecho de que el mango suele pesar y es muy difícil el poder regular su recogido.
v  Es una correa que transmite tensión al perro, cuando realmente lo que deberíamos de procurar es que la correa estuviese siempre destensada, para que el paseo sea agradable para los dos.
v  En caso que necesites las manos, no es fácil poder guardarla.
v  Si se cae al suelo genera cierto ruido que en perros miedosos o inseguros, puede dar lugar a una escapada.
Ventajas
v  Se puede extender.
v  Puede costar menos que una de 5 metros fija.
De hecho, la nueva Ordenanza Municipal de Barcelona, prohíbe su uso en perro mayores de 15kg, por las lesiones etc. que pueden producir.


También es cierto que hay personas (muy pocas) que consiguen darle un uso más o menos bueno. 

En mi opinión es mucho más cómodo para el propietario y para el perro, una correa de 5 metros (mínimo 3), que no una extensible, aunque la puedas llegar a alargar hasta 8 metros. El perro nota la comunicación a través de la correa y esta comunicación es mucho más fácil para nosotros y para el perro realizarla con una correa de 5 o 3 metros que no con una extensible. Es cierto que al principio una correa de 5 metros se hace algo difícil su manejo, pero con un poco de práctica, se convierte en una parte más de nuestro cuerpo y la manejamos sin pensar.

Cuando hablo de la comunicación a través de la correa, no me refiero a dar tirones de la correa ni mucho menos, todo lo contrario, se basa en una utilización de la correa sin tirones. Con lo cual el paseo se hace más agradable y relajante, tanto para el humano como para el perro.
En otro artículo hablaré de la correa de 5 metros (personalmente es la que uso) y su manejo.Si finalmente, nos decidimos por una correa de 3 o 5 metros, debemos tener muy presente que una correa de 5 metros siempre la podrás hacer de 3,2,1 (recogiéndola), pero una de 3 metros, nunca la podrás hacer de 5.
Toni Martínez
Todos los derechos reservados.


El perro y el gato vistos desde un punto de vista sistémico.

EEn el presente artículo veremos al perro y al gato vistos desde un punto de vista sistémico. Explicaré en que consiste la Teoría Sistémica –ya que es un teoria estudiada y desarrolada des de el ámbito social y en especial de la psicología humana-, pero que en mi opinión, es una teoria perfectamente aplicada a perros y gatos -con matices por supuesto- y que puede contribuir mucho a entender ciertos aspectos de su comportamiento y nuestra relación con ellos y así poder entenderlos y ayudarlos un poco mejor.

Se llama la Teoria de los Sistemas ecológicos del desarrollo, su autor fué Urie Bronfenbrenner.

Dicha teoria consiste, en el estudio del individuo en relación a su crecimiento y desarrollo en relación a los diferentes escenarios en que se desarrolla su vida. Segun  esta teoria, hay una interrelación entre los diferentes escenarios o sistemas de interacción. Los cuales son els seguientes:

-Micro sistema: seria el contexto más immediato del individuo, compuesto fundamentalmente por la familia como entorno más próximo, pero también incluye el colegio  (de vital importáncia en la infancia), los grupos de iguales en la adolescencia , el trabajo, grupos de amigos, asociaciones etc. en la vida adulta.

En el caso de los perros y gatos que conviven con humanos, estaríamos hablando de la relación que hay establecida entre los animales y los miembros humanos  de la familia, así como al mismo tiempo, la relación entre los mismos animales (en caso que tengamos más de uno).

-Meso sistema: es la relación que establecen los dos sistemas más inmediatos o cercanos al menor. Por ejemplo, la familia i los extraescolares del menor. En un perro o gato sería la interrelación entre la familia y el entorno más próximo vecindario.

-Exosistema: hace referencia a los diferentes contextos sociales en los que el individuo tiene una relación psicológica, pero no física. Por ejemplo, las actividades extraescolares es un contexto inmediato para el menor, pero en cambio un contexto social para los padres, ya que tienen relación psicológica pero no física.

-Macro sistema: se refiere a las creencias culturales, ideologia política, religión etc. que influyen en el qué, el como y en el cuando se desarrollan las relaciones.

-Cronosistema: hace referencia al contexto histórico en que se desarrolla la vida del conjunto de una sociedad. Por ejemplo, el contexto de una crisis económica que está viviendo Catalunya y España en este princio del S.XXI.

A continuación podemos observar un pequeño gráfico referente a como afectaría esta teoría de los sistemas a un individuo (este gráfico está diseñado para niños, pero es perfectamente extrapolable a perros o gatos).
Como podéis ver, este gráfico es un gráfico de la teoría sistémica humana, pero una vez hayáis leído el artículo, confio en que os sea fácil si interpretación.



Una vez resumida la teoria de los sistemas ecológicos del desarrollo, vistos y aplicados desde su orígen social y psicológico, haré una extrapolación uno a uno de los sistemas de la teoria de los sistemas ecológicos del desarrollo y como cada sistema puede influir de manera muy similar a los humanos en el desarrollo del perro y del gato conviviendo con humanos.

De la teoria de los sistemas ecológicos del desarrollo, la que más influencia tiene en el desarrollo del perro y del gato (sobre todo si lo acogemos des de cachorro), es el primer sistema, el Micro sistema. En el perro y el gato, podríamos decir que es la familia, el grupo, su convivencia con humanos y posiblemente otros animales.

El Micro sistema es el más próximo y el primero en el que entra en contacto el perro o gato que tenemos en la familia. No cabe duda de que es el de mayor relevancia en el desarrollo de la conducta y de la relación del animal con su familia o grupo de humanos. En el caso de los perros y gatos, evidentemente no habría escuela, maestros etc. que influyeran en su conducta (en un principio, a no ser que hagamos algun tipo de actividad o deporte con nuestro perro, que en ese caso, evidentemente tendría algunas influencias), pero al margen de esto, la relación, trato y ambiente que hay en su entorno más próximo (la familia), si que tendrá una especial relevancia en su desarrollo y comportamiento.

Un perro que vive en un entorno familiar de excitación, gritos, mucho movimiento de los miembros humanos de la familia, conflictos entre ellos y que la relación de los humanos hacía el animal no sea del todo buena aplicandole algun castigo que otro (gritos, algun golpe etc.)
hay bastantes probabilidades, de que ese perro o gato, pueda tener muchísimo estrés, miedo, una tipología de apego inseguro hacía sus cuidadores, incluso llegando a psicomatizar en los casos más grabes. En un entorno de estas características, el perro o gato, seguramente desarrollará problemas de comportamiento debido al ambiente en donde vive y se relaciona, su micro sistema, que como ya hemos dicho es el más importante.

En el caso de que el animal viva en un entorno tranquilo, cuidador, que se le reconozca como un miembro más de la familia y en el que tenga sus necesidades cubiertas, será un animal con una salud mental sin duda más sana y equilibrada.

Esto debe de hacernos conscientes de la importancia de un contexto familiar saludable, de lo contrario, tanto niños como perros y gatos, pueden desarrollar problemas de comportamiento y emocionales debido a las relaciones y al trato que hay en el Micro Sistema.

En cuanto al Mesosistema, en un perro o en un gato, consistiria en la relación  entre el microsistema y el mesossistema (familia y entorno más próximo), que tiene el animal cuando sale a la calle o en su entorno más próximo como los vecinos, el barrio etc.  En un perro se hace muy evidente, ya que tenemos que sacarlo a pasear varias veces al día, esto indica que el perro deberá de relacionarse tanto con personas como con otros perros.

En el caso de un gato y que este tuviese libre acceso al exterior, tendría la posibilidad de explorar su entorno más cercano (este aspecto en un gato es importante) y de relacionarse con vecinos etc. Cabe destacar que la relación de los vecinos con nuestro gato en algunos casos no es muy positiva que digamos, debido a los estereotiopos, prejuicios y creencias que puedan tener los vecinos sobre los gatos y las “molestias” que pudiera causar el gato (excrementos, orines etc.) Con esto quiero decir, que la relación del gato con los vecinos puede causarle cierto estrés y verse reflejado en algún comportamiento o en su estado físico. Para mi es un elemento a tener en cuenta. Con ello, no quiero decir que el gato no tenga que salir a fuera, ni muchísimo menos, creo que es una necesidad del gato el poder explorar su entorno etc. pero si que el mesosistema es un factor que debemos de tener en cuenta y parte de este mesosistema incluye nuestra relación con los vecinos, es decir, como nuestra relación con los vecinos, puede influir en nuestro gato o perro.

Como veremos a partir del exosistema ya tiene una menor incidencia en el comportamiento de nuestro animal, ya que hay ciertos aspectos como la religión o la transmissión de cultura, valores etc. que los perros y gatos no han desarrollado, aunque el concepto de cultura para mí sería cuanto menos, un tanto discutible.

Pero pienso que hay ciertos aspectos que los perros y gatos no pueden desarrollar,pero que los humanos si, con lo cual, estos aspectos que los humanos si que desarrollamos y estamos influidos por ellos, sí, que afectan a los perros y gatos de forma indirecta. Los vemos a continuación en los siguientes sistemas

Exosistema, este sistema hace referencia a los entronos donde los aniamles serían influidos pero sin estar presente. Por ejemplo los parlamentos, consejos de ministros, asociaciones, ayuntamientos, gobiernos de comunidades autonomas (e el caso de España) etc. en que el que los humanos tomamos decisiones en base a los animales. Como por ejemplo la creación y desarrollo de un sistema judicial que construye leyes en referencia a la protección y bienestar animal. Dependiendo de estas leyes, los aniamles estarán más reconocidos en sus derechos, protección y bienestar animal o no. Como es el caso de España, en el que es un país de la UE (Unión Europea) enel que menos reconocidos tienen los derechos los animales, en el que más indice de abandonos hay etc.
Con lo cual desde el Exosistema, los humanos hacemos y desacemos con consecuencias para los animales.

Macrosistema, los perros y gatos no tienen ideología política, creencias religiosas, valores y cultura (aunque en este último concepto pudiera ser que si). Digo que sí, por que la transmisión de cultura no solamente hace referencia a la capcidad de transmitir conceptos más de caràcter abstracto (la lengua, tradiciones etc.) si no, que la cultura también hace referencia -sobre todo en animales no humanos- a la transmisión de una generación a otra de ciertos conocimientos o estrategias que ayudan a obtener mejores recursos (alimentos, ciertas construcciones de herramientas etc.). Nos ayudará a entenderlo mejor dos ejemplos empíricamente demostrados y registrados.

Un ejemplo es un Chimpances. La primatologa Jane Goodall i Jordi Sabater i Pi (uno de los padres de la Etología en Catalunya y España) descubrieron que algun grupo de Chimpances de un área concreta de Africa habían desarrolado la capcidad de elaborar ciertas herramientas que utilizaban para poder obtener alimento. Elboraban, teniendo en cuenta, la madera, las medidas etc. unos palos que introducian en los nidos de hermitas para así poderlas sacar o comerselas. También desarrollaban piedras con las cuales rompian ciertos frutos para poder obtener el alimento.

Otro estudio en Orcas, descubrio que hay uno o dos grupos de orcas en todo el planeta, que han desarrollado una estrategia de caza (concretamente leones marinos) que no han desarrollado otros grupos de orcas.

Estos comportamientos eran específicos y exclusivamente de estos grupos de chimpances y orcas, los cuales los transmitian de generación en generación. Esto es un claro ejemplo y demuestra que los animales, por lo menos algunos  (especialmente mamíferos sociales y algunas aves sociales como los Loros Grises) si que son capaces de crear y transmitir cultura.

En el caso de lobos creo que también se ha descubierto, pero no lo quiero afirmar del todo, por que es algo que estoy escribiendo sin certeza. En cualquier caso, lo investigaré y lo escribiré en este mismo artículo cuando lo tenga.

Pienso que en el caso de perros y gatos, también son capaces de transmitir ciertos aspectos culturales similares a los citados anteriormente. Creo que sería algo muy interesante a poder estudiar y que sin duda sería relvante para poder comprender mejor a los perros y gatos.

Un aspecto que no cabe duda, es la influencia de nuestra cultura (humanos) en nuestra relación con los perros y gatos. Cada cultura humana influira de manera diferente en su relación con los animales y sin duda es un factor importantísimo que hará elaborar un tipo de legislación en cuanto al reconocimiento de los derechos de los animales y su bienestar, en su trato y manera de verlos.

Por lo tanto la cultura humana, no cabe duda que influye en los perros y gatos.


Por último el Cronosistema, afecta a los animales. Tan solo hay que hacer un poquito de memoria histórica y podremos ver como por ejemplo en la Edad Media, en Europa los gatos negros eran perseguidos y quemados por creencias religiosas, prejuicios y demás y como esto afortunadamente a cambiado si lo comparamos con la actualidad.

Otro ejemplo podria ser la visión y consideración que tenían en Egipto sobre los gatos y cómo eso también ha cambiado.

En el caso de los perros y también de los gatos, podemos ver claramente, como hace unos 60 años –incluso menos- en España el perro y el gato no entraban en la casa, vivian continuamente atados, en el patio etc. y como eso afortunadamente a cambiado y ahora a inicios del S.XXI podemos difrutar de su compañía en el sofa de casa.

Por tanto, el contexto histórico, condiciona nuestra relación con los perros y gatos.

Debo remarcar que todos estos sistemas de la Teoría sistémica de los Ecosistemas de Bronfenbrenner, estan interrelacionados unos con otros. En mi opinión es una teoría que deberíamos tener muy en cuenta los educadores caninos, felinos y todas aquellas personas que se dedican a legislar sobre los derechos y bienestar de los animales, para así poder comprender mejor su situación y como nuestra relación y decisiones afectan a su vida, su comportamiento y su bienestar.

Espero y deseo poder haber plasmado de forma amena, resumida y entendible la Teoría sistémica extrapolada a los perros y gatos y nuestra convivencia con ellos y al mismo tiempo deseo que os haya sido de interés este artículo.

Toni Martínez

Todos los derechos reservados.